Sentido del humor y juego para favorecer la interacción y el aprendizaje del niño o la niña, en el espectro del autismo

Sabemos que el juego es fundamental en el desarrollo del ser humano. De hecho, la observación del juego, la risa y el humor de los niños y niñas nos da información en cuanto a su desarrollo cognitivo, social y emocional. El juego, y el sentido del humor son formas de relacionarse a través de un
estado emocional positivo. Conocer cómo se manifiesta el juego y el humor durante el desarrollo nos permite saber el momento evolutivo en el que se encuentra el niño o la niña.

Sentido del humor y juego para favorecer la interacción y el aprendizaje del niño o la niña, en el espectro del autismo.

Modelos actuales de intervención en niños/as pequeños con autismo, mediados por padres y madres y/o profesionales, utilizan el juego y el humor como herramienta para favorecer la conexión y el aprendizaje.

Según Narváez E.J. y Solís J.D.F. (2009), el humor tiene múltiples significados: juegos, bromas, chistes, absurdos, cosquillas, meteduras de pata, torpezas, etc. El humor es considerado como una actitud lúdica que usamos para relacionarnos con el niño o niña. Esta actitud significa dinamismo, sociabilidad, desinhibición y comicidad. Con estas conductas de juego y sentido del humor se busca la risa y aumentar lo máximo posible las oportunidades de relación. También se pretende estimular
para que el niño o niña inicie con más frecuencia el juego compartido.

Dada la importancia del juego y del sentido del humor para crear interacción positiva, quizás, los adultos tengamos que mirar cómo es nuestro sentido del humor, como lo utilizamos para interactuar y si lo dejamos actuar cuando estamos jugando y/o enseñando.

En muchas ocasiones la o el terapeuta será observado por adultos mientras juega y se puede sentir ridículo realizando ciertas conductas como imitar exageradamente, hacer sonidos raros, realizando acciones absurdas o equivocaciones, acciones que provoquen risa, etc. Si el adulto no se siente cómodo desplegando el sentido del humor y jugando, puede que termine implementando actividades dirigidas, más o menos significativas para el niño o la niña. Por ello, es importante reflexionar si el adulto está cómodo, si lo está pasando bien, para saber si está o no está jugando.

Si quieres especializarse en la comprensión e intervención del TEA desde la perspectiva de la Terapia Ocupacional, este curso puede interesarte
👇🏻👇🏻

“El juego ocupa un lugar fundamental en la práctica y promoción de la participación en niños, niñas y adolescentes. En muchas oportunidades el derecho a jugar se lo ha llamado el derecho olvidado, probablemente porque la mayoría de los adultos lo consideran más un lujo que una necesidad. El juego está presente a lo largo de nuestras vidas. Tiene un carácter universal, una dimensión cultural y se caracteriza como necesidad básica del ser humano.”

(UNICEF, 2006, pág. 40)
  • Compartir

Mantente informado


Suscríbete a nuestra newsletter para recibir información sobre nuestros cursos.